Trabajo Remoto

La educación digital de tus clientes marcará la calidad de tu teletrabajo

Por 7 mayo 2020mayo 8th, 2020Sin comentarios
La educación digital de tus clientes marcará la calidad de tu teletrabajo y será un elemento clave en el futuro del trabajo remoto.

Las estadísticas son contundentes y difícilmente atacables: desde que trabajamos en remoto a causa de la pandemia usamos (todavía más) horas delante del ordenador. Y la conclusión es sencilla. Nadie nos ha formado para actuar en este entorno laboral, así que difícilmente sabremos hacerlo de manera eficiente.

Sin embargo, 60 días son suficientes para haber establecido patrones. Rutinas. Incluso trucos. Y muchas personas ya se han adaptado a la nueva realidad, hasta el punto de que se plantean el teletrabajo como opción de futuro incluso durante la ‘nueva normalidad’.

El problema es que muchas veces el impedimento no somos nosotros, sino los demás. Como nadie nos educó en el manejo de las tecnologías, ni de las redes sociales, ni de la gestión de correos, creemos que somos mejore cuanto menos tiempo tardamos en responder a una notificación, venga de donde venga. Sin darnos cuenta que esto no solo nos ralentiza, sino que nos desfocaliza porque abandonamos la tarea que estábamos realizando (quizá más importante que el push de la pantalla) y cuando volvemos a ella no sabemos ni dónde estábamos.

A ello se le une que en profesiones de atención pura al cliente el estrés se multiplica. Porque, como estamos confinados. La gente se cree con derecho a llamarte incluso en horas donde nunca lo hubiera hecho de haber mediado una oficina de por medio. Una vez más, no ha habido formación. Y sin ella, somos maleducados.

Es, por tanto, momento de replantear las relaciones profesionales que tenemos de manera telemática. Y de establecer límites que poco a poco acostumbren al otro a saber que, aunque sigamos a su servicio, a veces tenemos tareas que terminar, prioridades que atender o simplemente descansos que respetar.

  1. Los mails y los WhatsApp no se inventaron para obtener respuesta inmediata. Espacia las respuestas y explica el por qué
  2. Si alguien te llama, devuélvele la llamada en una franja máxima de una hora. Pero no dejes algo por responderla. Todos estamos ocupados. Y no todos podemos coger el móvil cuando alguien quiere localizarnos. A ellos también les pasa
  3. Si un cliente insiste en contactar contigo a deshoras, explícale que lo haces como favor personal pero que no va a ser habitual porque estás cuidando a tus hijos, hablando con tu familia, cocinando o arreglando tu casa. Dale importancia laboral pero cuéntale aspectos de tu vida que le hagan acercarse a tu realidad y comprenderla
  4. Existe la posibilidad de que no puedas realizar los tres puntos anteriores por presiones laborales, directivas o incluso porque necesitas el dinero de esa persona ahora mismo. Es normal y no hay que forzar las situaciones. Pero, como cualquier proceso educativo, necesita un comienzo. Aunque sea de forma somera, decide qué pasos iniciales puedes ir dando.
David Blay Tapia

David Blay Tapia

Desde hace más de 20 años, asesoro a deportistas de élite y empresas sobre cómo presentarse ante los medios de manera noticiable, además de trabajar en medios como Europa Press, COPE o Radio Marca. En ese tránsito me he convertido en profesor de Estrategias de Comunicación, Redes Sociales y Trabajo Freelance en diversos Master, conferenciante sobre teletrabajo y autor de dos libros.

Deja tu comentario