Trabajo Remoto

Manual de teletrabajo para nostálgicos de ‘el gran héroe americano’

Por 9 diciembre 2020diciembre 16th, 2020Sin comentarios
Parece algo tan improbable que no sabíamos como ponerlo, pero David Blay nos cuenta que: si has visto Kárate Kid, sabes teletrabajar.

Si eres Millenial o menor, tienes dos opciones: dejar de leer este artículo o empezar a aporrear la puerta de Netflix para que restituyan la que fue una de las series más acidas y divertidas de los años 80 (sí, hace 40 años).

Si, por el contrario, estás en el grupo de aquellos a quienes nada más leer el titular les ha aparecido su canción en la cabeza y ya no les abandonará durante los próximos días, sigue leyendo.

Muchas veces no nos damos cuenta de los paralelismos que la cultura audiovisual que consumimos (algunos) en nuestra infancia guardan con la realidad que estamos viviendo durante el año 2020. Pero uno de los ejemplos más claros, con ‘Cobra Kai’ desatada en nuestro imaginario, es el recuerdo que las enseñanzas del señor Miyagi impartía en Karate Kid y que ya analizamos en este artículo: Si viste Kárate Kid, sabes teletrabajar.

Y, como en aquel film, las tres temporadas que nos tragamos con William Katt en el papel de Ralph Hinckley encierran tantas similitudes con lo vivido que no nos resistimos a analizarlas una por una.

Sin ánimo de hacer spoiler, el primer capítulo transita por la anodina vida de un profesor que de repente se topa con un ovni. Y éste le deja un traje extraterrestre que le convertirá en un superhéroe, pero al venir sin libro de instrucciones su capacidad de usarlo correctamente es muy limitada. Con choques contra muros como situación habitual, por ejemplo.

¿Qué tiene que ver esto con el teletrabajo? Pues todo, por desgracia. Nos hemos inmerso en una situación inesperada y nueva donde disponemos de todas las herramientas para poder desempeñarnos incluso mejor que antes, pero la falta de formación y de confianza ha impedido a demasiadas personas rendir en la medida de sus posibilidad y al tiempo mejorar su vida personal.

En este sentido, los visitantes de la serie se equipararían a los directivos, que piden productividad a sus equipos pero no les ofrecen un manual de instrucciones. Y eso impacta en los trabajadores, que como el protagonista un día sienten que vuelan y otro que se estrellan.

Han pasado cuatro décadas desde entonces, pero una situación sigue siendo constante: hay personas que no parecen darse cuenta de que el trabajo a distancia no es una réplica del presencial, sino una nueva modalidad laboral que exige una adaptación. Y, como ocurre en la ficción, aun teniendo toda la tecnología s tu alcance, si no encuentras el equilibrio y la pericia para saber usarla en tu favor, acaba convirtiéndose en una fuente de estrés inagotable.

David Blay Tapia

David Blay Tapia

Desde hace más de 20 años, asesoro a deportistas de élite y empresas sobre cómo presentarse ante los medios de manera noticiable, además de trabajar en medios como Europa Press, COPE o Radio Marca. En ese tránsito me he convertido en profesor de Estrategias de Comunicación, Redes Sociales y Trabajo Freelance en diversos Master, conferenciante sobre teletrabajo y autor de dos libros.

Deja tu comentario